La Universidad de Duke sigue avanzando en la aplicación de células madre

Vanesa / 22 agosto / 0 Comment / 2117


La Universidad de Duke sigue avanzando en la aplicación de células madre en terapias cerebrales

Hablar de avances en el campo de la investigación con células madre es casi un sinónimo de hablar de la Universidad de Duke. En ella no solo se realizó en 1993 el primer trasplante exitoso de células madre del cordón umbilical de un donante no relacionado con el paciente, sino que en todos estos años han seguido sumando experiencia en este tipo de trasplantes con sobrada evidencia del éxito de estas terapias para el tratamiento de patologías sanguíneas.

Sumado a esto, los investigadores de sus numerosos centros de estudio de variadas temáticas, como puede ser cáncer, hematología y neurología, entre otros, siguen aportando sustanciosos avances científicos que contribuyen al desarrollo de más y mejores tratamientos con células madre.

Entre estos investigadores se encuentra la Dra. Joanne Kurtzberg, fundadora del Programa Pediátrico de Trasplante de Médula Ósea y Sangre de la Universidad de Duke, quien ha estado trabajando en ensayos clínicos para descubrir cómo las células madre del cordón umbilical pueden ayudar en tratamientos para patologías hereditarias de diversos orígenes, como pueden ser, enfermedades hematológicas, varios tipos de cáncer, parálisis cerebral y recientemente autismo.

Los equipos dirigidos por la Dra. Kurtzberg han alcanzado resultados que permiten ser optimistas sobre el futuro de los tratamientos regenerativos con células madre. “Estamos muy entusiasmados por nuestros resultados con niños con autismo, a pesar de que recién hemos completado las primeras fases y estamos a punto de comenzar las siguientes” dijo. “Recientemente hemos completado otras fases de testeo sobre la existencia de un beneficio de la sangre del cordón umbilical en niños con parálisis cerebral. Estos resultados se publicarán pronto, pero desde ya lucen alentadores”.

Estas células madre se obtienen de la sangre del cordón umbilical al momento del parto, lo que no representa ningún tipo de riesgo tanto para la madre como para el bebé al tiempo que es una utilización de un material que de otra manera sería desecho médico.

Los equipos de investigación de la Dra. Kurtzberg han logrado demostrar que la sangre del cordón umbilical es totalmente segura cuando es aplicada vía intravenosa. Un detalle que destaca la doctora es que las células madre no parecen ser las únicas estructuras del cordón umbilical con la capacidad de desencadenar una respuesta para la reparación del cuerpo, sino que existen muchas otras que no son consideradas células madre.

Junto a la Dra. Kurtzberg trabaja la Directora del Centro de Autismo y Desarrollo Cerebral de la Universidad de Duke, Geraldine Dawson, en el estudio de cómo las células madre pueden ayudar en el tratamiento de Trastornos del Espectro Autista (TEA). Sus ensayos están por comenzar las fases finales de investigación con resultados primarios que permiten pensar que los definitivos serán positivos.

En paralelo con estos avances, el Dr Mohamad Mikati, Jefe de la división de Neurología Pediátrica y Profesor de Neurología ha estado estudiando específicamente la potencialidad de la sangre del cordón umbilical como tratamiento para parálisis cerebrales, intentando demostrar que facilitarían la reparación neurológica. “Hemos estado llevando adelante un estudio muy controlado que creemos ayudará a responder la pregunta de si la terapia con células madre es útil en  el tratamiento de parálisis cerebral” dijo, “Será una evaluación muy completa de la terapia”.

Lo que resta es estudiar los pacientes que fueron favorecidos por el tratamiento para intentar evidenciar el éxito de la terapia, para seguir avanzando con nuevas patologías incluso aquellas que aquejan a los adultos.

Fuente: www.dukechronicle.com