Científicos programan células madre para la generación de cartílago

Vanesa / 02 septiembre / 0 Comment / 1072


La artritis es una enfermedad inflamatoria de las articulaciones, invalidante y crónica, que afecta a cerca del 3% de la población mundial. Se presenta como la inflamación de una o más articulaciones del cuerpo, generalmente las pequeñas como dedos o puños, pudiendo alcanzar otras mayores como hombros o cadera.

En Uruguay el porcentaje de personas afectadas es similar a los internacionales, y se asume que hay una población aún no diagnosticada. La población que sufre esta patología, sufre de dolores constantes en estas articulaciones, sumados a fiebres esporádicas y pérdida de movimientos, pudiendo decaer en problemas renales. Hoy en día no existe un tratamiento para esta enfermedad que vayan más allá del combate a la inflamación y el dolor y en personas mayores de 50 años, la colocación de prótesis de metal que tienen una vida útil máxima de 20 años, requiriendo un reemplazo quirúrgico que representa grandes riesgos para el paciente.

Con este panorama, científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis (EE.UU.), lograron aprovechar las características de reproductibilidad y diferenciación de las células madre y programarlas para que desarrollen un cartílago nuevo sobre la superficie de un molde implantable en una articulación de cadera lastimada. Esto representa la generación de un implante natural, hecho con las propias células del paciente, con la que se podría incluso llegar a evitar la cirugía de reemplazo en muchos pacientes.

Según Farshid Guilak, director del estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, “el reemplazo de una prótesis desgastada es una operación muy difícil. Por ello, hemos desarrollado una forma de recubrir la articulación utilizando las células madre del propio paciente para generar nuevo cartílago, revestimiento que además combinamos con una terapia génica para producir moléculas antiinflamatorias que reviertan las artritis. Nuestro objetivo es prevenir, o cuando menos demorar, el reemplazo de las prótesis convencionales elaboradas con plásticos y metales”.

El proyecto busca desarrollar una alternativa para la cirugía de reemplazo de cadera. El sistema consta de una estructura sintética biodegradable y tridimensional que puede tomar la forma de cualquier articulación para realizar en ella la implantación. Esta estructura es cubierta con el cartílago generado a partir de las células madre reprogramadas, que al ser un tejido vivo, alivia el dolor del impacto de los huesos.

Junto con esto se incluye un gen que al ser activado por un fármaco hace que las células produzcan moléculas antiinflamatorias para apoyar el combate a la artrosis, dice Farshid “en los casos en los que haya inflamación podremos administrar al paciente un simple fármaco que activará el gen previamente implantado para disminuir la inflamación articular. Así, podremos cesar la administración del fármaco en cualquier momento, lo que dará lugar a una inactivación del gen”, y agrega “cuando los niveles de moléculas inflamatorias se incrementan en una articulación, el cartílago se destruye y aumenta el dolor. Sin embargo, la adición de esta terapia génica a la estructura y a las células madre podrían ´convencer´ a las articulaciones de los pacientes para que se defiendan de la artritis, y así, conserven una funcionalidad óptima durante más tiempo”.

La estructura, según cuenta Franklin Moutos, co-autor del estudio, “esta estructura única es el resultado de la unión de cerca de 600 fibras biodegradables para crear un tejido de alto rendimiento que puede funcionar como un cartílago normal. Tal es así que los implantes de fibras son lo suficientemente fuertes como para soportar hasta 10 veces el peso del paciente, que es lo que generalmente tienen que aguantar nuestras articulaciones cuando hacemos ejercicio”.

Si bien estos proyectos requieren largo tiempo de trabajo, los investigadores creen que en un período de 3 a 5 años comenzarían los ensayos clínicos con seres humanos.

 

Fuente: ABC.com