La historia de Thor

Vanesa / 27 julio / 0 Comment / 1273


Todos los niños tienen una especial conexión con sus hermanos o hermanas, pero hay casos especiales como lo es el de Thor y Lila Uron, ellos comparten la misma sangre.

Thor es un niño de poco más de dos años criado en Minneapolis, Estados Unidos, que nació con una mutación genética que desarrolla la Enfermedad Granulosa Crónica. Esta patología hace que las células encargadas de generar la defensa inmunológica del cuerpo tengan fallas a la hora de eliminar ciertas bacterias y hongos, haciendo al enfermo susceptible a grandes infecciones.

“Existen ciertas bacterias y hongos contra los que él no puede luchar” dice su madre, Justine Uron, al tiempo que agrega su esposo Dustin, “Él no podía jugar con hojas, ni en lugares sucios, no podía entrar en aguas que no estuviesen purificadas”.

“Dada la enfermedad de Thor, no habían muchas esperanzas de una vida normal para él” dijo el Dr. Vinod Prasad, del Programa de Hematología Pediátrica y trasplantes de médula de la Universidad de Duke.

La mejor opción para Thor era un trasplante de médula ósea, pero los médicos no pudieron encontrar un donante compatible.

Al momento Justine estaba embarazada de Lila y los médicos pudieron determinar que no tenía la Enfermedad Granulosa Crónica, y que su sangre era compatible con la de Thor. Fue entonces cuando los padres decidieron realizar el trasplante de células madre del cordón umbilical de su hermana Lila.

Para esto la familia dejó sus trabajos en Minneapolis y se trasladaron a Carolina del Norte en búsqueda de la experiencia en trasplantes de células madre del Centro de Salud de la Universidad Duke (allí se realizó el primer trasplante de células del cordón umbilical de dos personas no relacionadas entre sí).

Unas semanas después del nacimiento de Lila, y habiendo preservado sus células madre del cordón umbilical, decidieron empezar con el procedimiento. El mismo consistió en, mediante quimioterapia, eliminar el sistema inmunológico de Thor junto con las células que estaban creando fallas en la defensa contra bacterias y hongos para suplantarlas con las células madre de su hermana y lograr que estas regeneren un sistema inmunológico sano.

“Donaciones de sangre de cordón han sido usadas para salvar miles de niños con muy diferentes enfermedades, incluyendo leucemia, linfoma, deficiencia inmune entre otras enfermedades hereditarias” explica el Dr. Prasad al tiempo que cuenta como hoy en día el pronóstico para Thor es muy diferente a lo que solía ser.

“Tendría muchas limitaciones sino fuera por el trasplante, pero ahora no hay limitaciones, o no las habrá. Será un niño normal” se alegran sus padres “ellos van a estar conectados en un sentido muy especial, literalmente tienen la misma sangre”.